Dentro de las maloclusiones bucales, la cirugía ortognática tiene un papel fundamental ya que es la responsable del denominada avance mandibular, un tratamiento dirigido especialmente a aquellos pacientes que cuentan con una mandíbula pequeña y restrasada respecto al maxilar superior.

Tal y como hemos hablado en artículos anteriores, la ortodoncia es uno de los tratamientos más utilizados en estso casos, sin embargo, en algunas personas no es posible porque lo que se deben corregir no son tanto las piezas dentales ino los huesos faciales.

El Doctor Birbe, es una de las mejores referencias a nivel nacional e internacional en cirugía maxilofacial y ortognática por lo que ha intervenido ya a cientos de pacientes con esta patología. Y es que los estudios demuestra cómo en torno a un 10% de toda la población sufre este tipo de problema, ya sea de nacimiento o por causas adquiridas a lo largo de la vida como por ejemplo un traumatismo, un problema durante el crecimiento, malos hábitos…

Este tipo de malformación con mandíbula pequeña y retrasada o grande y avanzada se le conoce en el sector médico como retrognatia o prognatismo y a nivel estético se observa enseguida ya que podemos apreciar como el mentón está hundido con respecto a la cara. Además de afectar a la armonía facial del paciente, lo más grave es que la funcionalidad de la boca también se ve afectada pudiendo tener problemas en el habla, en la función masticatoria de los alimentos y la deglución, es decir, un problema que afecta día a día.

Además, también se le relaciones con el síndrome de apnea del sueño por lo que la intervención es necesaria. 

Para tratarlo como bien hemos mencionado anteriormente debemos recurrir a la cirugía ortognática y más concretamente a la osteotomía sagital bilateral de la mandíbula que sirve precisamente para corregir este avance o retroceso.