Hoy queremos abordar uno de los tratamientos que realizamos en nuestras instalaciones como son las alteraciones del mentón, nos referimos de esta manera tanto al mentón retraído, como el promienente, el demasiado largo verticalmente así como el mentón partido y cuadrado.

El objetivo en estos casos es conseguir la normalización de la forma del mentón, mejorar la posición de los labios así como del surco labiomental y conseguir las proporciones adecuadas entre papada, cuello y mentón.

El procedimiento más adecuado es el denominado como mentoplastia que trata de la osteotomía del mentón realizada de forma ambulatoria con anestesia local y sedación endovenosa. A continuación se desplaza el mentón unos milímetros a la posición adecuada mediante una planificación previa compuesta por un estudio fotográfico, un escáner de haz de cono y una simulación. Con ello, podemos obtener una visión previa, detallada y precisa de los resultados y que además reduce considerablemente cualquier margen de error.

Además, este tipo de intervención intraoral no deja ninguna cicatriz a la vista por lo que estéticamente se trata de un tratamiento muy eficaz.

Por su parte, la nueva posición en la que queda el mentón se fija de forma rígida con una miniplaca de titanio, o bien, con tornillos bicorticales también de tintanio no siendo necesaria retirar esta fijación.

 Ahora bien, hay distintas alteraciones del mentón, como el mentón colgante, la reducción del mentón o su elevación. Quizás el primer caso sea uno de los más especiales ya que el problema no viene de la forma ósea del mismo, sino de la laxitud de los músculos y de la piel por lo que se debe hacer un lifting para corregirlo. Para ello, se procede a la realización de una pequeña incisión por debajo del mentón para que quede camuflada por la posición y así que el cirujano maxilofacial pueda estirar los músculos y la piel de la zona.
Antes de todo ello, el primer paso es llamanos para reservar una cita y que el Doctor Birbe y su equipo d eprofesionales médicos puedan realizar una simulación de cómo podría ser el resultado tras la intervención y así poder facilitar una aproximación real de los resultados de la misma.
Es importante conocer que no requiere ingreso hospitalario ya que se realiza en la mayoría de los casos con sedación endovenosa y suele tener una duración de unos 30 minutos aproximadamente.
La inflamación posterior puede durar una semana, por lo que la recuperación se realiza en eld omicilio pudiendo pocos días después volver a su rutina habitual aunque se requiere un seguimiento a largo plazo.
En la Clínica Birbe destacamos a nivel nacional e internacional por la alta profesionalidad de nuestrso expertos así como en la excelencia en el trato y el servicio recibido durante todo el procedimiento. Además contamos con unas instalaciones con excelentes grados de higiene y esterilización así como instalaciones propias con escáner, quirófano y todo lo necesario para este tipo de proceso ambulatorio.